“Una respuesta diplomática, a la altura del Gobierno de España”. Así han definido fuentes de Moncloa las “represalias” que el Gobierno de España ha decidido tomar tras las declaraciones de la ministra alemana de Justicia, Katarina Barley, que calificó de “absolutamente correcta” la decisión de la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein de descartar el procesamiento de Carles Puigdemont por el delito de rebelión.

Los hechos, que Mariano Rajoy califica de “contundentes”, consistieron en llamar al timbre de la Embajada de Alemania en Madrid “varias veces”, y “salir por patas” cuando los funcionarios alemanes salían a ver quién había llamado. “Que se jodan”, declaran fuentes de Presidencia.

El Gobierno espera ahora “un gesto” de su homónimo alemán, y si este gesto no se produce, no se descartan medidas “de más calado”, como “tirar piedras a las ventanas” o “llamar al Telepizza y dar la dirección de la embajada alemana”. “Y sin salchichas”, concluyen.

COMPARTIR ->

.

En Tabarnia también utilizamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación y con fines estadísticos. Si continúas navegando por esta página entendemos que aceptas la política de uso de las mismas. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar