“Ojalá”. Es lo primero que se les pasó por la cabeza a decenas de okupas amigos de Ada Colau cuando Quim Torra anunció que si hay condena del Tribunal Supremo abrirá las cárceles.

“Hay techo, agua, comida, televisión y mantas”, declaran los okupas. “Estamos deseando que Torra cumpla su promesa para poder entrar nosotros”, afirman ilusionados, “por lo que mañana mismo vamos a montar una acampada en la puerta del Tribunal Supremo para que caiga sobre los presos polítics todo el peso de la ley”, declaran.

Colau, por su parte, ha declarado que “ni estoy a favor ni estoy en contra de que se okupen las cárceles”. “Hay que cumplir la ley”, afirma Coulau, “aunque también hay que incumplirla”. “Queremos y no queremos que haya paz y un poco de violencia. Legalidad desde la desobediencia democráticamente irregular”, concluye.

COMPARTIR ->

.

En Tabarnia también utilizamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación y con fines estadísticos. Si continúas navegando por esta página entendemos que aceptas la política de uso de las mismas. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar